27 diciembre 2010

LA AMISTAD


La amistad no conoce fronteras,
no conoce nivel social,
ni condición personal,
y está por encima del sexo.

No importa si esta se desarrolla
en tu misma calle o
a miles de kms,
solo sabe ser fiel.

Cuando uno es tocado por otro
en su corazón,
por palabras, detalles o
actos, este queda marcado sin remedio.

Las palabras delatan nuestro interior,
con ellas quedamos expuestos,
vulnerables y sentenciados,
para bien o para mal.

Un alma negra se deja sentir
por el tufo que la precede,
más el alma blanca
la delata su luminosidad.

Solo almas resentidas
pueden albergar maldad,
actuando con total alevosía
y crueldad.

Son almas que no pudiendo
albergar esperanza alguna,
se dedican a denigrar al prójimo
vanagloriándose de su propia maldad.

El bien prevalece sobre el mal,
ello es y será mal les pese a más de uno,
por lo que la mejor manera de destruirla
es no dando muestras de flaqueza.

Con determinación y amor,
serán destruidas esas almas,
confinadas al destierro más vil,
y que solo con actos de contrición puedan salvarse.

Ni la risa burlona, ni las mofas y escarnios
podrán con la amistad sincera,
pues esta está por encima
de toda esa bajeza.

La amistad sincera, limpia,
asequible a cualquiera,
por poco empeño que se ponga,
es la mejor medicina para un vida llena.

La transparencia de carácter,
el ofrecimiento de uno mismo,
dar el yo por el tú,
engrandece a la persona.

Cada uno de nosotros,
si se puede definir en pocas palabras,
pues estas nunca serán mejor dichas,
ni serán más certeras.

**Somos esclavos de nuestras palabras
y dueños de nuestros silencios.**


(KANET)




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...