11 junio 2012

INTUIR EN CADA RINCÓN TUYO


Hoy aquí con una sola idea en mi,
un momento de ternura que encontré
en un mundo lleno de rencor y maldad
donde el más fuerte vive si el cobarde quiere,
apretando mis mandíbulas, dibujo con mi voz la realidad.

Un mar lleno de ilusiones que en ocasiones se seca
ante este mundo de incertidumbre y de mentiras,
el solo eco de mi abrumador sonido del silencio
en un marco lleno de luces pasivas y apagadas,
solo eso... Un invierno triste ante el frío de muerte
donde las tristes plegarias se pierden en sus propias miradas.

Yo me he reído de caídas que dejan huellas en el suelo,
el paso de mi primer reto, levantarme y seguir en el intento,
caídas donde se siente el dolor que me levanta con su consuelo
porque si yo dejo de luchar, dejaría mi vida sin sustento,
mi marcada imaginación es por el peregrinar del desierto,
donde solo volando me encintaría con el azul cielo
que como digo, en este mundo fatal si no luchamos estamos muertos.

He leído tanto esos labios que derraman tantas maldades
que de sus bocas no sangran jamás hirientes penas amargas,
yo espero aquí sentado entre tantas cosas que rodean mi cabeza
y no maldigo nada, me gusta aprender de esas profundidades,
donde si no salgo de este mundo fatal, no dejaré mis pesadas cargas,
algo me dejaría en mi experiencia, y mostrárselas sería toda una realeza.

Cuantas veces entonces tendré que levantar mi vista hacia el azul cielo,
pues las que sea lo haría mientras en el exista ese consuelo.
Cuanta razón me daba la vida al despertar de mi largo sueño,
que en este mundo contaría con mis caídas los designios de vida,
y en ella solo levantarme y continuar pedaleando esta historia,
esta novela de vida que se ve sencilla si la escribo sin pensar,
y me da gusto compartirla entre las torres del soñar.


(DIONEY BRYAN)



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...