02 mayo 2011

DÍMELO TÚ



Como un soplo de brisa,
tu mirada y tu canto,
como el de la alondra en celo,
al vuelo,
entró en mí tu encanto,
allá, un mes de abril,
con la sonrisa
de la primavera.


Y derretiste un cerco

de cera,

ilusión intrusa pequeña,
con apenas llama
de vela;
y con la gracia del alma,
hoguera,
has derretido un muro de hielo
para entrar en mi vida
y ser tú mi cielo.

Desde que te colaste
en mi cuerpo
ya somos tres
en mi lecho,
quimera,
ya ardemos tres
en la hoguera,
porque algo más mora
despierto.

Lo sé porque siento…
no sé, como un cosquilleo
en mi pecho,
algo me enreda
por dentro;
y hay sangre azul
en mis venas…
y saben a ti mis besos
y saben a ti mis penas
y saben a ti mis versos.

Si, como dicen,
cuando está enamorado,
el corazón es ciego,
y no tiene manos,
dime tú, mi cielo,
¡¿cómo a tu estampa
el mío se agarra?!
¡¿cómo en ti se ha fijado,
con tanta fuerza
que corre sangre tuya
en mis venas?!...
y saben a ti mis besos
y saben a ti mis penas
y saben a ti mis versos.

Dime, cielo,
cómo te ama,
cómo te besa
un corazón tan sólo,
si no tiene manos
si no tiene boca…
si no tiene nada.

Dime, si te habla
y, si acaso, te canta,
cómo son sus versos
después de tanto tiempo
sin luna en la noche,
un corazón tan solo,
un corazón tan ciego.

Dímelo tú, preciosa,
porque a mí él
no me dice nada.



(JON24)






LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...