10 enero 2011

YIN ~ YAN




Hace uno pocos días,
se dijo no pocas cosas
sobre nuestro ardiente sol
y nuestra fría luna.

De la mano de grandes escritores,
a los cuales no me acerco
ni de lejos, pero queriendo
así mismo aportar un poco también yo.

Debido a un comentario
que hizo saltar la chispa,
esta necesaria para que pueda
desarrollar la entrada de hoy.

Bien se podría comparar,
al sol y la luna como el yin y el yan,
que marcan pautas
en nuestro comportamiento.

Yin, principio femenino,
la tierra, la oscuridad,
la absorción y la pasividad.
Aquí tenemos a la luna.

Yan, principio masculino,
el cielo, la luz,
la actividad y la penetración.
Aquí tenemos al sol.

Aparentemente opuestos,
el sol y la luna,
no puede existir uno sin el otro,
no puede haber día sin noche.

Yin, con su parte oscura,
negra y fría, la luna.
Yan, con su parte clara,
blanca y ardiente, el sol.

Con su punto en color opuesto,
dando a entender que
siempre hay algo del otro
dentro de cada uno de ellos.

Al haber ese algo de uno en el otro
conlleva que el absoluto
se transforme en su contrario,
el luminoso día en la oscura noche.

La línea que los divide
nos es recta, símbolo no de
división sino de equilibrio
dinámico y transformación.

Toda nuestra vida es regida
por esta dualidad,
día/noche, verano/invierno,
vida/muerte, mente/cuerpo...

Un exceso de vapor de agua,
Yin,
se traduce en lluvia,
Yan.

Ello es algo en lo cual no había
pensado pero que cuando lo
analizas, te lleva al convencimiento
de que para todo hay un porqué.


(KANET)




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...