14 noviembre 2013

Barco solitario


En la tristeza caben los momentos felices,
que existieron, pero que yo no supe cuidar.
Hoy busco la lámpara del genio y pedirle
que en las mil y una noches que paseo en el mar
llegue un soplo de calma cuando la luna llega,
es idéntica a ti y a tu forma de alumbrar
esos días que piensas que no tienen arreglo
pero llegabas tú para llenar de azahar
los versos que te escribo y que no te daré
porque así seguirán perteneciendo a nosotros
y me podré abrazar a tu olor en el vacío
de las noches que temo sin la luz de tus ojos,
de las noches que ya no necesita los besos
intensos que nacían desde tus labios de oro.
¡Y cuánta falta me hace tu aliento de cereza!
en las noches que el barco triste atraca, tan solo
como yo, que me quedo mirando su tristeza
y poder compartirla con el corazón roto.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...