20 diciembre 2012

Tu consentida dulzura








Tu consentida dulzura,
embarga mi soledad,
copihue de miel ardiente,
nostalgia de eternidad.
Ausente de mi costado,
presente bajo mi piel,
en las arterias del alma,
siento tu voz florecer.
En tu fugaz primavera,
obsequio de luz y paz,
el destello de tus ojos
hizo nido en mi portal.
Bajo la noche estrellada,
junto a la luna y el mar,
en el rumor de las olas,
quiero mi llanto ahogar.
Desesteladamente,
Hugo Cuche Carvajal

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...