REGALO PARA EL BLOG DE PARTE DE **MAS RIMAS DEL ALMA** Sé que existe un jardín de mariposas escondido en algún lugar del cielo, donde se enciende y brilla como el hielo el sentimiento azul de azules rosas. Letras azules, tímidas, nerviosas, listas para dejar al fin el suelo y volar como siempre fue su anhelo rompiendo timideces silenciosas. Los sentimientos son el amuleto donde discurre intensa melodía y en sus alas, el aire va sujeto. Baten sus alas cuando nace el día, mariposas que dais vida al soneto que escribe sentimiento en poesía. **GRACIAS JUANJO**

16 julio 2012

Miedo y lo siguiente


Tuve miedo de perderte
tanto, que acabé perdiendo
el tiempo pleno contigo
y me llené de silencio
y de episodios vacíos
del olor de tus cabellos.
Al perderte yo aprendí
el valor real del tiempo,
cada una de tus palabras
las sigo guardando dentro
y aunque no estés a mi lado,
tus recuerdos, no los pierdo.
No le hago daño a nadie
si me escudo entre tus sueños,
que si ellos no han cambiado
los seguimos compartiendo.
El tiempo no se detiene,
no existe el dolor eterno;
porque te amé sin medidas
yo respeté tus deseos
y encontré al fin mi equilibrio
entre la tierra y el cielo.
Me enriquece mi pasado,
colmado de tus recuerdos,
quizá hubiera de perderte
si no fue nuestro momento,
quizá así habría de ser
no puedo evitarlo el miedo.

7 comentarios:

Juanjo dijo...

Miedo, miedo. Una pasión o un sentimiento tan inútil como negativo.

Puede que haya cosas en la vida que se puedan evitar, puede incluso que con un poco de insistencia, podamos conseguir nuestros deseos a costa de un precio alto. Pero si hablamos del amor, esa insistencia deja de tener sentido.

Que el amor es impaciente, que el amor te empuja a hacer las locuras más grandes que se puedan inventar, lo sabemos, lo sabemos de sobra. Pero más que amor, es deseo, es impulso y es fascinación por lo que hasta ese momento, es una novedad de los desconocido. Y por supuesto, tenemos MIEDO a perderlo, no queremos perder la sensación que ha prendido en nuestras vida y le ha dado un sentido... un sentido, sí, somos tan estúpidos que nos permitimos el lujo de dudar del sentido de la vida cuando podemos vivirla plenamente.

Pero resulta que el amor es una cosa de dos, de dos entes con voluntad propia, con sus deseos y sus preferencias y por supuesto, con su libertad de elegir lo que llena su vida. Se puede tener miedo por uno mismo. Y es una estupidez. Tener miedo por las decisiones del otro, es lo siguiente de una estupidez. Porque entre otras cosas, el miedo no va a impedir ningún tipo de desenlace. Si algo ha de acabarse, va a acabarse, por mucho miedo que haya... entonces ¿puede alguien explicar de qué sirve pasarlo mal con el alma llena de algo que no es válido? Y que nadie me diga que es inevitable, porque solo los cómodos piensan eso. Sentir miedo es inevitable, sí, pero no dejar que te afecte, es cuestión de voluntad. Es así de simple, por muy duro que sea.

Creo que cuando se ama, el respeto debe ser la primera causa de la exsitencia. Y hay que respetar hasta el hecho de que no te amen. ¿Merece la pena tener a alguien al lado que no siente lo mismo? Creo que no. Y si lo que fue una amistad derivó en amor, tampoco hay que tener miedo de aceptarlo y de perder la amistad. Es una cuestión de dos. Y al ser dos, puede darse la circunstancia que las posturas estén enfrentadas.

Ahora, lo vivido, aunque se produzca un abandono, eso no podrá restarlo nadie, porque nos pertenece exclusivamente a nosotros. Y personalmente pienso que es lo único que nos queda de un tiempo hermoso, así que... ¿por qué desecharlo? Las rabietas y el orgullo tampoco nos llevan a ningún lado.

El miedo no soluciona nada. La solución es aceptar la libertad de cada uno de elegir y de no insistir porque la decisión está tomada. Y aunque nos duela, el tiempo sigue corriendo.

Espero que les guste. Que tengan un día bonito y reciban un saludo cordial de mi parte.

carlos dijo...

juanjo excelente poesia . todos tenemos nuestros miedos y cuando se pierde un amor en en algunos casos lo puede recuperar y en otros no. aunque nos duela hay que asumirlo saludos

Juanjo dijo...

Carlos:

Exacto, es lo mejor que podemos hacer, asimilarlo y aceptarlo. Estoy convencido, además que dejará recuerdos bonitos que nos harán sonreír en momentos determinados.

Un saludo y muchas gracias por tu tiempo.

kanet dijo...

Hola mi querido Juanjo, hay amores que marcan más que otros y entonces si se pierden estos que significan tanto para uno, la recuperación es difícil y creo que uno nunca acaba por recuperarse del todo.
El dolor inicial se vuelve nostalgia por lo que ya no se tiene, que en realidad nunca fue nuestro, tan solo eran dos personas que habían decidido caminar juntos en esta vida y un buen día (o mal día), una decidió que emprendía otro sendero por su cuenta.
Iniciar una relación con el miedo instalado en uno mismo por el pensar que ello pueda suceder, desemboca al más absoluto fracaso, porque se nota el temor y el celo contra todo lo ajeno a la pareja, por si hubiera algo que le atrajera más que uno. Ese sin vivir acabaría pasándonos factura, restando plenitud en la relación.
Por lo que tener miedo es un error, pero es difícil de controlar ese sentimiento.
Vivir de los recuerdos no me parece adecuado además, pues quita potencial para nuevos inicios de bellas historias que nos pueden también llenar y hacer sonreír y creer en la vida misma.
Claro que habrá momentos en que estos te asalten, y tras una sonrisa inicial, vendrá la melancolía e quizá alguna lágrima por lo vivido.
Estimado amigo, es un tema largo y que pudiera tener mucha cuerda aún, tampoco se trata de hacer un tratado sobre ello jeje
Mi tiempo este mediodía ha sido para tu entrada mi querido poeta sureño. Ahora debo irme a terminar mi jornada, hoy, cambio de turno como puedes ver, pero debo seguir y finiquitar el día.
Precioso romance el que nos ha presentado y eso de qué no se hace daño a nadie si se escuda entre sus sueños, me da que no es así, pues el daño se lo hace él mismo. Otro punto que daría para bastante jeje
Ten una buena tarde de lunes y con ello un buen inicio de semana.
Besitos azules con tu aroma preferido, o uno de ellos, a jazmín, que a mi también me encanta ese aroma, fino y penetrante a la vez, muassssssssssssssssss

Juanjo dijo...

Gracias Kanet, por este análisis completo que no deja un punto sin tocar.

Efectivamente es un tema que puede dar muchas horas de conversación con la certeza absoluta de que no llegaríamos a una conclusión objetiva que valiera para todo el mundo.

Podriamos más o menos estar de acuerdo en que el miedo no impide que las cosas terminen. Es más, el miedo que es primo gemelo de los celos, lo que puede es acelerar el final, porque hay pocas cosas más insoportables que un celos@ a tu lado.

Yo creo que los recuerdos bonitos deben guardarse porque ellos son lo que queda digno de recordar tras una separación. Cuando camines solo, cuando falte el aliento que caminaba a tu lado, que te contaba sus sueños, que te mostraba su mundo y tú hacías lo mismo, el vacío es inevitable. Y, sin olvidar que hablo con mi percepción particular de las cosas, esos recuerdos te ayudan a llenar ese vacío que se ha instalado en tu vida. Para otras personas puede suponer un foco de dolor constante recordar los momentos que ya solo es posible vivir en la memoria; entonces, a esa persona le recomendaría que desechara cualquier tipo de recuerdo, precisamente, porque le hace daño. Peor creo que si eres hábil y plantas bien los pies en el suelo y sabes que la situación es la que es, puedes escudarte en los recuerdos para no sentirte tan solo. Date cuenta que cuando un abandono ocurre, no quieres saber nada de historias nuevas, solo quieres saber de la persona que se ha apartado de tu camino, y que no vas a tener la claridad de mente como para poder apreciar experiencias nuevas hasta que no pase un tiempo y la templanza emocional vaya volviendo poco a poco a tu vida.

Por eso digo que guardar y proyectar los recuerdos, no debe hacerle daño a nadie. Si lo hace, hay que desecharlos. Pero defendiendo mi postura, el dolor que vives es fruto de unos momentos que han llenado tu vida hasta un límite que dudo que pudiéramos imaginar. Pudiera haber ocurrido un desenlace diferente, pero ocurrió así,y quizá la próxima vez, todo sea distinto. Y creo que merece la pena haber vivido la emoción de lo sublime aunque luego haya dolido.

Seguro que hay muchas personas que no piensan como yo, que dicem que el dolor mientras más lejos mejor. Pero tengo que defender mi romance, tengo que exponer el modo de ver la vida que tengo yo si quiero llegar a crear un lazo de autenticidad con la forma de contar una historia que busca vibrar en el alma del que la lee un segundo después de que acabe su lectura. Y por eso, tengo que contar el pensamiento íntegro aunque las historias, sean inventadas.

Pues espero que el finiquito del día haya sido cuantioso y favorable. Y que tu noche esté llena de sueños cumplidos. Besitos grandes, mi mariposa azul.

Elizabeth Bowman dijo...

Un poema muy bonito, poeta. Aunque la palabra "bonito" resulte muy pobre, elemental o ridícula para aplicarse a unos versos capaces de llegar al alma del lector. Yo sin entender nada de poesía simplemente me limito a juzgar lo que me gusta y lo que no, lo que me llega al alma y al entendimiento y lo que no, lo que es capaz de transmitirme algo y lo que no y, para que nos entendamos, lo que comprendo y lo que no (que hay poesías que dan más vueltas que una peonza para al final dejar al lector con los ojos en blanco).

Tan solo un apunte; considero que el tiempo pasado nunca nos es perdido pues de un modo u otro siempre sacamos algún aprendizaje de él. Aunque la experiencia vivida no nos aportara el desenlace apetecido, para bien o para mal, de todas las experiencias se aprende algo. Y el que no es capaz de aprender es porque vive con los ojos cerrados al mundo. En cuanto al miedo... siempre damos mil y un consejos del tipo "alea jacta est" o "el que no arriesga no gana", pero a la hora de la verdad es muy difícil arremangarse y tomar las decisiones correctas. Y el que esté libre de pecado...

Un saludo a los dos.

Juanjo dijo...

Elizabeth:

Ante todo gracias por tu tiempo y las palabras dejadas.

El texto tiene dos ideas enlazadas que nacen de una situación determinada. La historia cuenta una separación. Y el primer "dilema" que se plantea es que el tener miedo a que algo acaba, no impide que se acabe. Por tanto, es la parte irrefutable del texto. El miedo es algo absurdo que no sirve más que para añadir armagura a una vida demasiada falta de dulzura. Que es inevitable sentirlo... Quizá, pero nadie ha dicho que esto sean los mundos de Yupi y cuesta abajo. El miedo puede controlarse para que no afecte.

Sin embargo, la otra parte del texto, es más abierta y está más sujeta a interpretaciones subjetivas y modos de pensar. Como defiendo en mi texto, haya habido el dolor que haya habido, debe quedar alguna cosa bonita. O muchas, pero al menos, una, la hay. Y pienso que por qué vas a deshacerte de ella si es lo que te queda de un tiempo que aunque roto, dejó huellas profundas en tu vida. Ya no hay palabras, ya no hay paseos ni hay miradas de silencio al cielo, pero queda lo vivido. Y a falta de lo que hubo, me refugio en el recuerdo dejado y lleno ese momento.

Otros seguro que piensan de otra manera y piensan que el abandono es una traición en toda regla, y buscan venganza con la que aliviar su mediocridad. Otros pensarán que la traición merece quemar todo lo que se haya vivido... Y si aquí comentaran veinte personas más, habría veinte opiniones diferentes.

Repito, es mi texto, y tengo que defenderlo. No hay mejor manera de hacerlo que aportando un modo de ver las cosas que sea como sea, es propio y me sirve para seguir mi camino. Y también repito, no es más que una historia, llena de ideas, sí, pero una historia a fin de cuentas.

Que tengas un buen día. Un saludo cordial.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...