11 enero 2012

UNA VISITA INESPERADA

Lo que nunca pude imaginar y es algo que aún no sé como lo ha logrado, pues no creo que sea tan fácil, es lo que me ocurrió ayer por la tarde.
La amiga de MariCari se ha personado en mi casa, alucinad eee, sí, sí, estoy hablando de la Jess.
Aún estoy flipando en colores, porque llaman y voy a ver quien es y me dicen,

- Soy Jess, abre.


Silencio por mi parte, mi cabeza procesando a mil por hora .. ¿Quién es Jess? .. ya me estaba mareando con tanto procesamiento cuando la vuelvo a oír que me dice,

- Si mujer, que tenemos una amiga en común, que soy la Jess de MariCari.

Ahí si no me caí al suelo fue por puro milagro, me dije .. no puede ser, no puede ser. No me puede estar pasando esto a mí .. pero sin cortarse ni un pelo, ella con toda la pachorra del mundo como si hubiéramos comido siempre del mismo plato.
Bueno qué voy a contaros que no sepáis de la Jess, de ella os lo podéis creer todo.
Como se habrá enterado de donde vivo me dije y seguía procesando y seguía ella esperando. A mi la cabeza me hervía, todo ello pasó en escasos segundos.
Con lo cual decidí en lugar de abrir y que subiera, bajar yo hasta la entrada principal.

Mis piernas eran puro flanes, mi corazón lo tenía amenazándome con salirse de su cavidad natural, mis ojos se me nublaban por momentos y a todo eso, mi cabeza aún procesando.
Llegué abajo y abrí cautelosa y allí de pie con una sonrisa de oreja a oreja estaba la que supuse era Jess.
Dejé que hablara ella (ya sabemos que eso se le da bien) y empezó sin tardanza,

- Hola Kanet, ¿porque kanet eres tú, verdad?

Solo atiné a mover la cabeza de forma afirmativa y con cara expectante, con ganas de saber más.

- Verás es que tuve que subir a Barcelona por unas gestiones y me dije .. voy a ir a ver a kanet, a conocerla y a comprobar por mi misma todo lo que dice MariCari de ella .. y aquí me tienes (amplia sonrisa de espera)

- ¿Pero como me has encontrado?, si no tenías mi dirección.



- Ya lo sé, pero cuando fui a casa de MariCari en Nochevieja y no sabes como se puso en esa Nochevieja jeje pude pasearme por su casa sin que ella me siguiera (es que no me quita ojo nunca cuando voy), por lo que pillé su portátil en un momento de descuido familiar y vi correos tuyos con varias reseñas, con ello y amistades que tiene una, me fue fácil.

Al oír eso me entró el canguelo, ¿tan fácil era a partir de unos correos?, miedo me daba con solo pensar lo que yo había enviado por ahí brrr
Por supuesto la dejé pasar, no sé si ello fue prudente, porque una vez dentro, bien parecía que mi casa pasara un examen o mejor dicho yo por como la tenía. Menos mal que tras las fiestas la tenía en orden, bueno más o menos.
La hice pasar al salón y la invité a un café, la cual cosa aceptó enseguida, pero me dijo,

- Es preferible un capuccino si puede ser, es más suave y se me sienta mejor.


Que bien se le da hablar a la joía ee vamos te engatusa de lo más y te ves haciendo todo lo que pide, pues no es nadie ella. A pesar de estar sobre aviso de como es, sucumbí como una tonta, lo confieso abiertamente.


- Por supuesto, un capuchino te traigo, faltaría más y mientras te lo hago, ¿dime que te trae por aquí exactamente?, porque digo yo que solo a verme no habrás venido, ¿cierto?

- Bueno en realidad por conocerte y para que me cuentes a mi primero como se hacen las liras, pues todo el día anda de experimentos y veo que sale bien parada de ellos y que se está haciendo importante y yo quiero también y quiero hacer algo que ella no haya hecho aún y que la gente me aplauda a mi, que ya está bien de aplaudirla a ella en cada publicación y como veo que no le niegas nada, pues me digo si voy no será capaz de negarme eso y menos si le pongo ojitos tiernos.


Más bien ojitos de cordero degollado, pero cualquier le dice nada de ello uyy Dios me libre.
Lo que acababa de oír era tan impresentable que se me erizó todo el vello, ¿qué se había creído?
Tenía la desfachatez de, en primer lugar, rebuscar en algo tan privado como es el portátil de uno, segundo, investigar mi dirección y personarse con descaro y traicionar de una manera vil la confianza de su amiga y ¿todo por celos? Flipaba, bueno en realidad desde que tocó el timbre era un flipe continuo.

Mi respuesta fue contundente y no dí mi brazo a torcer, bien sabe Dios que lo intentó de cualquier manera pero fue en vano.
Le dejé bien claro que la amistad de una amiga no se traiciona por unos aplausos y unas bonitas palabras y que ella valoraba en bien poco la amistad, pues a la vista estaba que la usaba (fea palabra) para su propio fin.
Que sabía de ella lo suficiente como para conocer el pie que calzaba y que de mi lo único que sacaría sería el capuccino y cuatro galletas (sí, también le había ofrecido galletas). Que no iba a decirle ni media y que por supuesto notificaría de su acción a mi amiga, para que supiera con que clase de persona se codea.


Tras oír mi discurso, se puso tiesa, como si se hubiera tragado un palo y más seria que un ajo. Primeramente comía tranquila, hablaba y sonreía, ahora era todo seriedad y un masticar lento. Yo no sabía si masticaba las galletas o masticaba lo que le había dicho, ya que le costó tragar lo oído.
Me contestó que,

- Bueno al fin y al cabo a ti tanto te da decírmelo a mi y que yo se lo diga, que no al revés, ¿verdad? Es aquello que dicen .. montan tanto, tanto montan ..

Al verme seria comprendió que no, que a pesar de ser cierto que el orden de los factores no altera al producto, yo no iba a decirle nada de lo que ella deseaba.
Se bebió de un sorbo lo que quedaba del capuchino y se levantó como si la hubieran pinchado, yo me temí una reacción más severa, yo sé que no es de las que se quedan igual si pierden, por lo que puse distancia entre las dos y esperé.


- Ya veo que eres de las que no aceptan sobornos ni sucumbes ante una dulce sonrisa y bonitas palabras. Me doy cuenta de que en realidad eres una persona con quien un secreto está bien protegido y que las adulaciones no surten efecto en ti.

- Pues no, no caigo con facilidad, todos cometemos errores pero valoro en mucho la amistad y la confianza que han depositado en mi y ayudaré a quien sea, siempre que ello no implique perjudicar a un amigo/a. Eso es así.
Muy agradecida por la visita, inesperada por cierto y más por el modo en que ha sido llevado todo, cosa que no apruebo para nada, pero agradecida al fin y al cabo, ya que he podido conocer en persona a la “famosa” Jess.
Para mi, esta visita ha tenido un sabor agridulce, conocer a la Jess sí, pero, ¿así?


Por lo que mientras hablaba, ya la estaba acompañando a la puerta y al llegar allí se giró en un último intento, a lo cual yo denegué con la cabeza sin mediar palabra.
Se despidió con una sonrisa al final y con estas breves palabras,

- Realmente tiene suerte la brujilla de MariCari, estará satisfecha y orgullosa de ti. Eres de convicciones fuertes y no cedes así como así. En el fondo sí me gustas también. Adiós

- Adiós, que tengas un buen viaje de regreso y si vuelves por esta zona y te apetece un capuchino, puedes acercarte aquí y espero que tengas la suerte de hallarme en casa. También espero que pienses en todo lo hablado. En cualquier caso avisa antes, ya tienes mis datos.

Y se fue, por fin se marchó y respiré tranquila. Entonces fue cuando me entró la flojera de piernas y tuve que sentarme y lo hice allí mismo donde estaba, en el mismo rellano de la entrada, en el primer escalón.


No podía creer la aventura vivida esa tarde, ahora me toca una ardua tarea y la más desagradable, contar a mi amiga los actos de su supuesta amiga. No sé ni como enfocar el asunto, ni como sacar el tema, pero le debo este relato, sí, se lo debo.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

PD: No dejéis nunca un ordenador sin contraseña de entrada, nunca se sabe quien puede estar rondándolo.


(KANET)



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...