01 diciembre 2010

NUESTRO AMANECER


Del cielo cayó una estrella
extraordinariamente incandescente,
unos pocos se interesaron,
corrió la voz.

Otros pocos por la curiosidad se acercaron,
lo que vieron les fascinó,
¿que ruido era ese que no podían dejar de escuchar?
una dulce melodía, suave como terciopelo.

Era como un cascarón,
se movía delicadamente,
de repente se abrió,
sorprendidos nos quedamos todos.

De su interior un linda mariposa salió,
sus alas eran de un profundo azul,
Su figura, menuda y estilizada,
su faz, clara y grácil.

La dulce melodía que desprendía
con tan solo el frotar de sus alas,
nos tenía embrujados,
embelesados, hipnotizados.

Ese día ha quedado marcado en el calendario,
cada 8 de abril
un día para recordar,
fue el día de nuestro propio amanecer.

Un amanecer claro y radiante,
en la fría alborada,
una mariposita azul
nos vino a deleitar con su dulce cantar.





LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...