29 octubre 2010

ALMAS INQUIETAS



Escribir, es tener la necesidad de transmitir,
de comunicarse, de compartir,
la senda que uno recorre es a veces tortuosa,
no siempre a la vista del primer pasante.

El que es receptivo, a su paso es tocado por la magia,
por el embrujo que desprenden las palabras dejadas,
llenando de ensoñación al lector,
quedando este atrapado y enredado entre las letras.

Siempre hay almas inquietas que recorren
la ancha y larga red, sedientos y hambrientos
por absorber lo que uno/a disponga ese día,
alimentando a su vez al escritor con sus comentarios.

Cierto es lo que he visto escrito en algunos blogs,
.. este blog se alimenta de ti .. que belleza encierra,
estas palabras son magistrales, aplaudo a su creador,
hay cabecitas que no paran ni un instante.

Esa necesidad imperiosa de compartir,
inquietudes que anidan dentro de nuestro ser,
haciéndonos perder la vergüenza al dar el primer paso,
vacilante pero firme al mismo tiempo.

Dar rienda suelta a nuestros sentimientos,
haciendo alarde de un derroche sin fin de nosotros mismos,
muchas veces sin dar respiro al lector,
sin ninguna piedad por el visitante.

Esa ansiedad que nos empuja a aislarnos,
ese recogimiento voluntario, deseado e impuesto,
da sus mejores frutos cuando son compartidos,
cuando sabemos que importamos a alguien.

El resultado es infinitamente superior
cuando nos sabemos queridos,
aunque no sea nuestro entorno inmediato,
queridos al fin y al cabo, por otras almas inquietas.


(KANET)


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...