02 diciembre 2012

NI UNA LÁGRIMA


Si tus ojos lloran junto al dolor de tu alma, yo estoy ahí, 
para enjugar tu tristeza y darte mi consuelo, 
no estarás sola jamás, yo contigo siempre, 
acariciándote, entregándome a ti, a tu silencio, 
y a esa sonrisa que raya el cielo, entre tus manos 
yo me entrego, quiero seguir amándote. 


Ya te mentí, te dije que mi corazón estaba aturdido por 
abandonarte, el destino no existe si tú no estás aquí, 
perdóname si puedes, maldíceme si es que yo lo merezco 
por querer olvidarte, arráncame tú esa ilusión de buscarte 
y no encontrarte, pero jamás mientas a tu alma.
¿Quieres bendecirme con tu perdón?
Enséñame a aprender de ti, muéstrame que sí existe el destino, 
pero no me ahogues contigo, no quiero solo soñarte. 


En momentos que dormía, el viento que recorría mi habitación 
era frío, fúnebre y pesado, porque mis ojos lloraban un dolor,
mi almohada dejaba de ser mi amiga, no quería verme sufrir, 
y mis pensamientos volaban para buscarte entre una canción,
pero mis letras morían junto a mi, se perdían así como tu calor, 
pero no moría en el intento y empecé a soñar, a escribir, 
que sin tu amor jamás habrá en mi ninguna redención. 


Hoy mírame aquí, tú junto a mi, tu sonrisa regresó al alma, 
calmando en mi ese dolor y en ti tu pasión, hoy sentado junto a ti
me rindo ante tanta dedicación, si existe la ilusión de ese sueño 
angelical de tus ojos al amar, el cielo ya no se caerá y mi almohada 
ya enjuga mis lágrimas, tú estás aquí, para solos tú y yo jamás 
volver a llorar.



(JOSÉ RENATO)



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...