20 octubre 2012

¿Y QUÉ NOS QUEDA?

Castillo Fyvie en Escocia 


En esta noche cómplice,
vos y yo mi señor,
nos abandonamos
a los duendes de los sueños,
donde ellos toman las riendas
de nuestra voluntad,
haciendo de nuestros deseos
una viva realidad, 
de la que no quiero despertar.
nos llevan en una hermosa carroza
a través de nubes de terciopelo,
donde no existe nada más
que nuestras personas
y nuestros deseos más hondos.
Las primeras luces de un nuevo día
se encargan de hacer huir a los duendes.
¿Y qué nos queda?
Las ganas de dos seres
de estar por siempre juntos.
Recibid un cálido abrazo y un beso azul perfumado :)


(KANET)


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...