29 marzo 2012

MEDIANOCHE EN EL PEQUEÑO BULEVAR


La luna juega con las estrellas.
Nerviosa, se inquieta,
hay un sitio donde sus rayos no llegan.

El pequeño bulevar.

Los árboles desesperados,
no sonríen ya,
sus hojas mustias
crean una alfombra de colores,
una alfombra de medianoche.

Los pájaros decidieron,
dejar de cantar, muriendo.
Su trino se perdió en lo oscuro,
sus alas ya no van a volar.

La luna ya no juega,
grita histérica,
porque hay un sitio donde su luz no alumbra.

El sol nunca ilumina ese sitio,
por eso en el bulevar,
eterna oscuridad perdida,
sin amanecer ni día
sin atardecer con noche.

 Paseo odiado de árboles muertos 
que languidece en la olvidada muerte,
la gente y el mundo te desprecia,
pequeño bulevar perdido.
Eres fruto de bajezas y pecados.
Eres dios, demonio, abismo.

La luz volvió un día a iluminarlo.
En ese momento, desapareció.
Lágrimas que habían olvidado llorar.
El pequeño bulevar moría.

La luna ya no lloraba,
ahora solo murmuraba:
“Medianoche en el pequeño bulevar”

(KIKORNO)



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...