09 septiembre 2011

QUIZÁ UN SENTIMIENTO


Nada se mueve por fuera,
ni cuando por sus calles ando,
siquiera,
no hay movimiento
de alma sin ella,
apenas hay algo
que valga la pena
y no sea amargo.

Quizá un sentimiento
que vuela
con el dulce recuerdo
de tres primaveras,
o ese río que suena
al bajar de la sierra,
tan lleno de plata…
desde las luces del cielo
hasta los claros del alba.

Cuando hace frío
en el alma
y fluye lenta la sangre
en sus venas,
apenas hay algo por fuera
que no se congela;
y será estampa de hielo, mañana,
ahí arriba,
en la fría campa del cerro,
el beso que se dan
cuando no les miras,
la tierra y el cielo.

Y nada es lo mismo,
es lo que era,
el viejo perro que llama
desde la aldea
y el otro, de lejos,
que espera
a su amigo del alma.

Es la luna, que altera,
¡esa iluminada..!,
pues nada se mueve por fuera,
ni cuando por sus calles ando,
siquiera;
quizá un ave, sólo una,
que observa
cómo le cantan las alas
que no vuelan
a un brillo en la era.

No hay movimiento por fuera y,
aquí dentro, a la luz de candela,
algún pensamiento , sólo uno,
pero que salta y desvela…
y parece un mundo,
por la sombra que ondea.

No hay movimiento por fuera y,
aquí dentro, a la luz de candela,
quizá un pensamiento
que salta de rama en rama
hasta que acierta con una
sin púas, sin penas,
ahueca sus plumas
y descansa.


(JON24)



   




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...