18 abril 2011

UNOS BRAZOS ME ESPERAN



Me subo en una nube,
suavemente me eleva
a un cielo que me acoge
y me mira curioso.

Mullido algodón parece,
me acomoda,
cuida de mi descanso
en este largo viaje.

Un rubio descarado
me sonríe,
con carilla traviesa
me saluda.

Dice que me acompañará,
para que este viaje,
pesado y aburrido no lo halle.

La brisa me trae aromas
de una tierra de valientes,
donde mi caballero norteño
tiene su castillo.

Veo pasar verdes tierras,
frondosos bosques,
ríos zigzagueantes,
llego a un mar desconocido.

Un mar bravo, como mi caballero,
en continuo cambio,
inquieto y revelador,
pero generoso con la tierra que baña.

Diviso el castillo,
altivas torres se erigen,
ya veo a mi señor,
apuesto caballero de ojitos color avellana.

Con cara sonriente,
con mirada franca,
con un corazón emocionado
espera mi avance hacia él.

Mi nube baja sin prisas pero sin pausas
hasta rozar el suelo,
con premura desciendo
pues unos brazos me esperan.


(KANET)






LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...