12 abril 2011

LARGA VIDA MI SEÑOR


Cuando la primavera despunta
en los valles andaluces,
los olivos con sus mejores galas
dan ese punto de color al entorno.

El suave contraste entre la tierra,
los olivos y el cielo,
lo pone ese pueblo andaluz
encalado y orgulloso.

Orgulloso de su historia,
de sus raíces, de sus gentes,
de entre ellas una en especial,
mi caballero medieval.

Él, mi señor,
que un día me abrió
las puertas de su castillo
y me dio cobijo bajo su amparo.

Hoy es el aniversario de mi señor,
a él hoy le rindo honores,
para él son mis halagos
y mi dedicatoria.

Señor de vastas tierras,
hasta donde alcanza la vista,
el verdor que rodea
su feudo es intenso.

Los olivos son sus tesoros,
de ellos mana el oro
de los reyes
en las mesas.

Largos paseos realiza
durante el día,
conoce cada recoveco
de sus tierras.

Se interesa por las necesidades
de su tierra, de sus gentes,
ayudándoles si ello es necesario
mientras se halla en su morada.

Largas charlas he realizado con él,
sus preocupaciones me ha confesado,
pesada es su carga,
pues a él acuden sus vasallos.

La parte más encantadora de su persona
habita dentro de él mismo,
sus sentimientos, los que tiene
y los que despierta.

Es afectuoso, generoso y atento,
un enamorado de las letras,
las que con ellas transmite
mil y una emociones.

Es tan fiero con su espada,
como dulce con sus palabras,
es tan fuerte su puño,
como suave su caricia.

Hoy me toca a mi emocionaros,
espero que con estas palabras lo logre,
solo me resta deciros,
¡Larga vida mi señor!




¡Que bella tierra es la que os ha visto nacer!



¡Que tesoro guardáis en ella!
¡Que belleza divisan vuestros ojos al despertar cada día!


Recibid de mi, mi cálido abrazo
de felicitación,
siempre os esperaré para
aportaros sosiego y
calmar vuestra sed
a vuestro regreso.


(KANET)



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...