23 diciembre 2010

LA DIOSA DE PLATA




La diosa de plata, cuando se peina y perfuma,

aplana y aplaca los rizos del viento en cielos y mares;
y recorre la noche, y la acaricia y la besa,
una brisa de esencia de mezcla
de sales marinas y de flores violetas.
Susurra con su aliento el alma al cielo
pidiéndole que despierte en silencio
y que alumbre discreto, con velas, si cabe;
y al aire inquieto, que zigzaguea, le ruega,
que trasnoche al sereno su mona, si quiere,
pero que lo haga muy lejos y en la calma, si puede.
Y tú, mientras tanto, despierta y risueña
en tus sueños, mi dueña,
¡y yo que te creía ya a estas horas dormida!...
Y tú, ¡¿por qué los ojos me cierras?!...
si tu semblante risueño denota,
por mucho que engañarme quisieras,
que aún tienes noche muy loca
y que un capullo de rosa muy roja
en tu pecho a los sueños despierta.

(JON24)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...