25 febrero 2014

SERENIDAD PERDIDA

Cuando no estás conmigo
siento un frío mortal,
mi mundo se hiela
y se convierte en una trampa.
Solo el calor de tu cuerpo
puede evaporar el hielo
que ha empezado a formarse en mi,
y logras revivir cada parte de mi
con tus cálidas caricias.
Mi cuerpo agradecido
se entrega a tus demandas,
lo sacudes con violentas emociones
cuidadosamente controladas por ti,
haciendo del momento,
un instante único y mágico.
Devolviéndome la serenidad perdida,
hasta sumergirme en una bendita calma
al notarme entre tus brazos.


(KANET)


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...