09 febrero 2014

AL OÍR TU CANTO


Una mañana me asomé
al oír tu canto,
fuerte al principio, leve después.
Atrajiste mi atención
con tus artes interpretativas,
te posaste con delicadeza
y con un susurro me dijiste
lo que hacía tanto tiempo
deseaba escuchar.
Tanto tiempo esperando
me confirmaras lo que tanto anhelaba
y ahora me traes la certeza
que mi alma esperaba.
Mi dulce y pequeño amigo,
gracias por tu entrega desinteresada,
gracias por darle tus alas a mi vida.




(KANET)








LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...