23 diciembre 2012

MI SUEÑO HECHO REALIDAD


Vuelan mis pensamientos hasta rozar tu sueño,
me desnudas el alma,
quien me ve aquí, ni yo aún me lo creo en realidad.
Si yo estaba perdido, tú has recuperado mi sueño y Dios es testigo.
De los dos, contagioso amor para esas almas sin dueño.
De los tres, ese arte de amar hasta fatigarnos de felicidad.
Gracias son pocas, comparadas con tu verdadero amor, mi hijo, mi amigo………
Hoy no sé que decir, bueno si sé que decirte, me tiemblan los labios,
pues tu enjugas mis sufrimientos y haces llorar mi corazón.
Si así fueran las alegrías y felicidades, todos seríamos sabios,
pero tú hoy fuiste el complemento para sentirme así, con ilusión……
Cuantas veces ya te imaginaba, no pasaban días sin eternidad,
y las horas no paraban, me ayudaban a continuar con mucha rapidez para que se llegara el día mas preciado para ambos, para mi ya era felicidad.
En el paño del cielo, en sus nubes, yo ahí te dibujaba, en mil colores,
pero me temblaban las manos, te sentía ya aquí, eres mi realidad…..
Si miraba no veía nada, si tocaba no sentía nada, solo en ti suspiraba.
En cada paso se me iba la vida y hoy cada paso contigo hasta que Dios decida…
Pasaría la horas contemplándote, no quiero ni desprenderme de ti, tú mi sueño.
Quiero que al despertar sigas así, te despierten mis manos mi vida……
Será que esto es lo que hace mi vida mas valiosa, si así es, gracias.
Son pocas las cosas, cuando quiero darte todo, por esta felicidad tuya en mi.
Ser como eres, tú haces más grande mis inquietudes por vivir, eres poesía para mi alma, y tu verso viene acoplado con la bendición de Dios y de nuestros propios sueños……
Si antes no amaba la música, hoy la recito con tu nombre.
¡ah! cuanta felicidad y calma…….
Cuando se siente se llora, y si yo derramo lágrimas tú siempre me las detendrás, con tu mirada tierna y tu sonrisa transparente, como esa luz celestial, y con tus manitas, en tiempo de nubarrones cortaras sus fríos ataques, vencerás.
Ángel caído del cielo, tus alas aquí detuvieron su vuelo, bendita la luz que te vio nacer, hoy y siempre te cuidaré, aunque me vea algún día entre la espada y la pared.
Pero no termina nada, más bien comienza a escribirse un mágico destino.
Mis brazos serán siempre tu refugio y mis desvelos tus suspiros mi ángel amado. Faltarán palabras siempre para agradecer esa bendición de Dios que puso en mi camino.
Todo, todo eso desde hoy, nada habrá a cambio, te amo mucho mi Johan adorado.


(JOSÉ RENATO)







PD: Carta de un padre a su hijo recién nacido, (encargo del padre al poeta José Renato, tio del bebé)


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...