23 marzo 2011

EL ÚLTIMO SOPLO DE VIDA


Contra toda lógica,
nuestro corazón nos manda andar
por unos caminos escarpados,
al borde de profundos precipicios.

Somos conscientes de ello,
pero bien parece que amemos el peligro,
huyendo de la seguridad
para adentrarnos en unos parajes desconocidos.

¿Donde se halla la seguridad?
Quien sabe, pues nadie está exento de peligros,
aunque parece que estos sean un poderoso imán
y nos atraiga el riesgo sin medida.

Bajo pena de sucumbir,
seguimos andando sin mirar,
nos exponemos y aun así seguimos,
pues en nuestra mente solo hay una meta.

La que nos ha impuesto nuestro corazón,
la que defenderemos a pesar de los pesares,
nunca renunciando a ella,
hasta el último soplo de vida.


(KANET)




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...