24 octubre 2010


Tú,
mi sol,
mi luna,
que me guías,
que me das fuerzas,
sin ti soy tan poca cosa,
me llenas con cada suspiro,
con tu alegre y contagiosa risa,
sin ti la oscuridad sería dueña de mi,
me retendría presa con sus heladas garras,
solo tu sol con sus cálidos rayos podría liberarme,
hacer de mi otoño una luminosa y alegre primavera,
mi cariño por ti así es,
una flecha al corazón,
feliz y correspondida,
por hoy ya no pido más.


(KANET)


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...